El Certificado Energético, es un documento que resulta imprescindible para alquilar o vender un inmueble, siendo obligatorio desde el 1 de Junio de 2013.

Sirve como un indicador en el que se establece un baremo en el cual se mide su eficiencia energética, que se establece mediante 7 letras correlativas, siendo este intervalo desde la calificación A, la más eficiente a la letra G, siendo esta última, la de peor calificación.

Su finalidad es informar al posible comprador o arrendatario, del consumo energético que lleva aparejado el uso, de dicho inmueble. De esta forma el que vaya a comprar o alquilar podrá valorar y comparar con datos objetivos su eficiencia energética.
Por otra parte el certificado, se acompaña de medidas correctoras, en forma de propuestas para la mejora de la eficiencia energética del inmueble, mejorando su calificación y por tanto su eficiencia. De este modo el propietario podrá tomar medidas al respecto y mejorar la eficiencia energética del inmueble, consiguiendo de este modo un ahorro energético derivado de su uso y por tanto un ahorro económico.