La apertura de un local comercial, implica seguir un procedimiento complejo, en la que es imprescindible el papel del técnico.
En primer lugar, y siempre antes de alquilar o comprar el local donde se pretende realizar la actividad, habrá que determinar la compatibilidad urbanística del local con la actividad prevista.
Además de que sea compatible urbanísticamente, hay otros factores que deberán ser analizados por parte del Técnico para determinar la idoneidad del local, ya que se deben cumplir una serie de requisitos en cuanto a normativa (accesibilidad, incendio, instalaciones, características lineales y volumétricas, etc).
Una vez validado el local se procede a comprobar el tipo de Licencia administrativa que requiere la actividad que se pretende implantar. Aquí en la Comunidad Valenciana, se establecen cuatro grados diferenciados en función del impacto ambiental derivado del desarrollo de la propia actividad.
De mayor a menor impacto ambiental podemos diferenciar:

  • Licencia Ambiental integrada.
  • Licencia Ambiental.
  • Declaración Responsable.
  • Comunicación Ambiental.

Otro aspecto fundamental, es la necesidad o no de realizar obras de adecuación en el local. En este caso, será necesaria la tramitación del proyecto de adecuación junto a la licencia de actividad.
En función del caso en el que nos encontremos los requerimientos y plazos variaran significativamente.
Tanto la Declaración Responsable como la Comunicación Ambiental de Actividades Inocuas, gozan de una serie de ventajas administrativas, que simplifican y agilizan tanto la tramitación del expediente como su obtención.
La obtención de la licencia, es automática, previo pago de las tasas y registro de la documentación técnica requerida. Cabe destacar que se trata de una licencia provisional de apertura, sujeta a posterior control por parte de la administración, el cual puede abrir expediente sancionador por deficiencias o incoherencias con el proyecto de actividad aportado.