La realización de un informe de Tasación por parte de un Técnico Competente, implica que se ha seguido una metodología en su realización.
Este, tras la visita al inmueble se realizara la correspondiente toma de datos y determinara la metodología de cálculo más adecuada:

  • Establecer la finalidad de la Tasación y elección del método de cálculo más adecuado.
  • Identificación, localización y comprobación de los datos Catastrales.
  • Descripción Urbanística (Planeamiento y su adecuación al mismo).
  • Análisis del Entorno (Tipología, Equipamientos, dotaciones, servicios, servidumbres…etc.)
  • Descripción General de la Edificación.(descripción de estructura portante, fachadas, cubierta comunicación entre plantas).
  • Antigüedad y estado de conservación.
  • Descripción del elemento objeto del informe de tasación (Dimensiones, distribución, Superficies, instalaciones, materiales y acabados).
  • Análisis del mercado (relación oferta-demanda)
  • Cálculos según metodología más apropiada en cada caso.
  • Valor de tasación.
  • Anexos (Plano de Emplazamiento y Situación, Plano de distribución y Fotografías)

¿Qué legislación es de aplicación a la realización de una tasación inmobiliaria?

  • Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración de bienes inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras (BOE de 9 de abril) (corrección de errores, BOE de 20 de mayo).
  • Orden ECC/371/2013, de 4 de marzo, por la que se modifica la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración de bienes inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras.
  • Orden EHA/564/2008, de 28 de febrero, por la que se modifica la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración de bienes inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras.
  • Orden EHA/3011/2007, de 4 de octubre, por la que se modifica la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración de bienes inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras.

Para calcular el valor de un inmueble, se establecen varios métodos de cálculo:



Método de comparación: consiste en valorar el inmueble bien objeto mediante su comparación con testigos, es decir, comparándolos con otros de características similares y cuyo valor sea conocido, de forma que se ponderan mediante coeficientes para que se asemeje al inmueble objeto de la tasación. La normativa vigente exige un mínimo de 6 “testigos” que una vez ponderados se obtendrá el valor unitario del m2. Y en función de los m2 del inmueble objeto se establece el precio de mercado del mismo.



Método residual: Este método se basa en calcular el valor del inmueble como construcción una vez finalizada y se restan los gastos que hay que realizar para que el inmueble alcance dicho estado.



Método del coste: Este método, consiste en el cálculo del coste de reemplazamiento del inmueble, obteniendo para ello un “Valor Técnico”, este valor podrá ser “bruto” o “neto”. Este método se suele utilizar en combinación con el de comparación.



Método de capitalización: Se utiliza en los casos, en los que el inmueble es susceptible de producir rentas periódicas o que se genere rentas futuras. De forma que se puedan capitalizar dichas rentas al momento actual, dicha capitalización se realiza sobre las rentas netas y es de aplicación en la valoración de grandes negocios.