La tasación es un documento realizado por Técnico competente en la materia y cuyo objetivo será la valoración real de mercado de un inmueble, en relación con la oferta y la demanda en un momento determinado.



El técnico tasador realizara, dicha tarea de forma rigurosa e independiente, garantizando la imparcialidad durante la valoración del mismo.
El valor obtenido, mediante este informe, constituye el valor de mercado de dicho inmueble y por tanto se establece el importe que se podría esperar de su propietario obtener de su venta a un tercero.



Cabe destacar, que existen casos en los que los inmuebles están sujetos a protección pública, es el caso de por ejemplo las “viviendas de protección oficial”. Este tipo de viviendas están sujetos a normativa específica y por lo tanto su precio máximo debe de ajustarse a dicha normativa.
Para poder realizar la Tasación, el Técnico debe de disponer de la documentación registral del inmueble (copia de la escritura del inmueble nota simple emitida por registro de la propiedad).



¿Qué condicionantes afectan a una tasación?
En la realización de una tasación, son multitud los aspectos tanto técnicos como legales a tener en cuenta para establecer el precio de mercado del inmueble. A continuación enumeraremos algunas de las características a tener en cuenta para la correcta valoración de un inmueble:

  • Localización y Entorno: La ubicación del inmueble, es un aspecto muy importante a tener en cuenta, en el proceso de valoración de un inmueble. Su proximidad al núcleo urbano, centros comerciales, zonas ajardinadas, centros de salud, centros de enseñanza, transporte público etc. Son aspectos que influyen notablemente en la valoración de un inmueble.
  • Antigüedad: Generalmente, la obra reciente tiene mayor valor que la obra antigua. Se presupone mayor calidad en los materiales empleados y mayor durabilidad de la primera respecto a la antigua. Pero existen edificaciones, como pueden ser los edificios Catalogados o que por su valor arquitectónico, supongan un valor añadido al inmueble.
  • Dotación y características de la Edificación: Es un aspecto a tener en cuenta, pues las características de las zonas comunes, condicionan la calidad de vida y confort de los usuarios del mismo, y por tanto será un aspecto importante a tener en cuenta.
  • Superficie: Es evidente, que el tamaño del inmueble, es uno de los parámetros que determinaran en gran medida l valor del inmueble.
  • Distribución: Otro aspecto determinante, es la distribución de los espacios y como se ha resuelto los mismos, definiendo las estancias, numero de dormitorios, baños etc.
  • Estado de Conservación y calidad de materiales empleados: Su estado en general, la calidad de los materiales empleados, así como la necesidad o no de reforma, condicionara en gran medida la valoración del mismo. Un piso recién reformado, tiene un valor añadido del cual no dispone uno que conserva su estado original.
  • Instalaciones: Del mismo modo que ocurría en el apartado anterior, el estado de conservación y dotación de las mismas , condicionara en gran medida el confort de sus usuarios y por tanto afectara a la valoración del inmueble.
  • Estado constructivo: No tendrá la misma valoración un inmueble totalmente terminado que si se trata trata de una obra inacabada.
  • Existencia de servidumbres: En caso de que existan es un aspecto a tener en cuenta y que afectara a su valoración.
  • Análisis del mercado inmobiliario de la zona: Analizar la demanda de la zona, así como el parque edificatorio disponible al cliente potencial, es clave para conocer el valor de mercado del inmueble. Y será otro de los criterios a tener en cuenta por el tecnico, cuando realice el informe de tasación del mismo.